¿Qué es un Conservador-Restaurador?

El Conservador-Restaurador se dedica a salvaguardar la “parte” física de los bienes culturales. Es aquel profesional que tiene la educación, el conocimiento, la habilidad y la experiencia adecuada para conservar el patrimonio cultural para el beneficio de las generaciones presentes y futuras, y que lo hace siguiendo un código ético como el suscrito por la Confederación E.C.C.O. (European Confederation of Conservator-Restorers’ Organisations) desde 1993. (“E.C.C.O., Code of Ethics, 1993”).

¿Cuál es la actividad del Conservador-Restaurador?

El Conservador-Restaurador se dedica a la conservación-restauración del patrimonio cultural. Sus actividades incluyen: el examen y el estudio tecnológico, la documentación, la conservación preventiva y los tratamientos de conservación-restauración de los bienes culturales.
Algunos profesionales trabajando en instituciones, pero la mayoria de los conservadores-restauradores son autónomos. Tienen en general una o dos especializaciones. Se pueden asociar entre ellos para poder ofrecer servicios completos a nivel de materiales o de época histórica.

Además también es competencia del Conservador-Restaurador:

• Desarrollar programas de conservación-restauración o de supervisión.
• Dar consejo y asistencia técnica para la conservación-restauración del patrimonio cultural.
• Preparar informes técnicos sobre el patrimonio cultural, excluyendo cualquier juicio sobre su valor de mercado.
• Realizar investigación en el campo de la conservación-restauración.
• Desarrollar programas educativos e impartir docencia sobre conservación-restauración.
• Difundir la información obtenida del examen, el tratamiento o la investigación.
• Promocionar un mayor conocimiento de lo que es la conservación-restauración.